El valor educativo de los planetarios

Si hay algo que atrae por igual a grandes y pequeños es la observación del firmamento. Las estrellas, los planetas, los cometas son temas que suscitan la curiosidad y es ahí donde los planetarios encuentran un papel esencial como medios de divulgación y de conocimiento.

No todas las ciudades, evidentemente, tienen este tipo de instalaciones, pero si se visita alguna que sí lo tenga será una magnifica actividad para realizar con los más pequeños. En los planetarios los niños se acercan a todo lo relacionado con la astronomía y el estudio del espacio de una manera lúdica y muy divertida, siempre adaptada para su edad.

Suelen ser, además, muy interactivos, de manera que para ellos es más sencillo entender procesos a veces complejos, desde cómo se forma un agujero negro a cómo se mueven los planetas o cómo nació nuestra galaxia. Algunos, además, cuentan con exposiciones, por ejemplo, de aparatos antiguos que se usaban para el estudio del universo o de trajes y otro tipo de elementos utilizados en los viajes espaciales de las últimas décadas.

En ocasiones particulares, como lluvias de estrellas o eclipses, los planetarios organizan también actividades relacionadas con ellos, incluidas observaciones. Clases prácticas y muy divertidas que los niños no olvidarán jamás. Charlas, películas, talleres…los programas de actividades que ofrecen este tipo de instituciones son siempre amplios, completos y variados.

¿Dónde hay planetarios en España? Aunque muchos sean modestos, hay decenas de localidades que cuentan con ellos. Desde las más grandes como Madrid, Barcelona, Valencia Sevilla o San Sebastián a otras ciudades más pequeñas como pueden ser Cuenca, Castellón, Murcia o Santander.

Cuando un pequeño comience a hacer preguntas sobre el funcionamiento del Sistema Solar, sobre el número de estrellas que hay en el firmamento o sobre cuántas galaxias existen, lo mejor es llevarle a un planetario. Quizá no encuentre respuesta a todas sus preguntas, pero seguro que aprende mucho y se divierte aún más.