Esto es lo que López-Bigas opina sobre el cáncer

Nuria López-Bigas es una brillante bióloga, con doctorado en biología molecular, que además hizo un postdoctorado en bioinformática en un instituto especializado en Inglaterra, por lo cual adquirió algunas becas en España y ahora es coordinadora de un grupo de investigación en el área genómica biomédica. Sus esfuerzos han dado frutos, pues ganó un importante premio de investigación que incluye 50.000 euros.

Nuria se destaca en dos ciencias que hace algunas décadas no guardaban ningún tipo de relación: la biología y la informática, esto la convierte en un individuo altamente especializado, capaz de realizar investigaciones de altos niveles de complejidad y de procesar, junto a su equipo, información de altísima utilidad para la medicina.

Actualmente, se encuentra en una investigación sobre los genomas cancerígenos, revelando resultados bastante interesantes. Se ha encargado de comparar distintos genomas y de hallar discrepancias entre ellos y entre células que se encuentren sanas, que le permitan descubrir los orígenes moleculares del cáncer, y así desarrollar terapias que puedan atacar de manera contundente a las células cancerígenas.

Algo que la bioinformática ha señalado con especial distinción es que gran parte de las mutaciones que sufren las células no tienen algún tipo de relevancia, que son muy pocas las mutaciones que de verdad son causantes de tumores en las personas.

La medicina personalizada es el futuro de la salud humana, y López-Bigas no difiere, al estudiar célula por célula, llegó a la conclusión de que a cada paciente se le debe practicar un estudio individual, y solo así se le podría diseñar un tratamiento que ataque precisamente su problema individual.

También se ha destacado de que si no fuera por las nuevas tecnologías, no se podría realizar estudios de este nivel, ya que los nuevos equipos procesan y decodifican miles de células en períodos de tiempo bastante cortos en comparación al tamaño y complejidad de la información tratada.

Se espera que dentro de pocas décadas, junto a la ayuda de Nuria, se pueda perfeccionar el tratamiento basado en genomas que permita erradicar las enfermedades terminales.