¿Pueden revolucionarse las escayolas?

Uno de los tratamientos básicos que tenía mucho tiempo sin ver avances de gran tamaño es el de las escayolas. Siempre que nos rompemos algún hueso, nos suelen colocar estas duras vendas con el fin de inmovilizarnos la zona y así propiciar la recuperación, y así ha pasado durante generaciones. Ahora, unos jóvenes han logrado algo muy innovador en esta área: impresoras de escayolas.

Consisten en máquinas que toman la huella del brazo o pierna del paciente e imprimen en 3D una escayola hecha de celosía de plástico, un material que además de ser impermeable, es mucho más cómodo, lo cual traduce a muchas menos dificultades para los pacientes.

Los dos principales proyectos para las impresoras 3D de escayolas son MediPrint con su escayola NovaCast, de México, y Xkelet, de España, Girona para ser más específicos, que inclusive ha ganado premios de diseño con su proyecto de escayola.

Es bastante sencillo el método de funcionamiento: Una máquina escanea la extremidad rota del paciente y a partir de ahí la impresora fabrica dos piezas entre las cuales se fijará esta, y listo, se deja hasta que el paciente esté curado.

Profundizando en los beneficios de estas nuevas escayolas, el material es más liviano, además de que evita el moldeado a mano de la escayola, también es más higiénico y permite que la piel respire, y no obstruye la visión a la parte afectada, facilitando al médico la revisión periódica. Otra cosa es que no impide el paso de ondas sónicas al momento de aplicar terapias de ese tipo, la tecnología para el tratamiento de fracturas ha avanzado en gran medida.

Los proyectos aún están en fases experimentales, ya que las máquinas son bastante costosas, pero si se les ve un futuro cercano bastante prometedor, así como ha pasado con las prótesis hechas con impresoras 3D y otros productos de otras áreas. Poco a poco la tecnología va adentrándose a más áreas de la salud y mejorándola en gran proporción.